El liderazgo no se trata de títulos, posiciones o diagramas de flujo. Se trata de una vida que influye en los otros. ―John C. Maxwell

Ser líder va más allá de dar órdenes y conseguir buenos resultados, siempre he dicho que hay una gran diferencia entre ser líder y ser jefe. Hay personas que son muy buenos jefes, saben mandar, saben coordinar, formar grupos de trabajo, supervisar que todo se desarrolle, es decir, saben dar órdenes, no hay nada de malo con eso, pero ser líder va mucho más allá, ambos son necesarios dependiendo de las circunstancias, y hoy descubriremos de que se trata.

10 Cosas que NO son ser un líder


  1. Ser un líder no se trata de forzar a la gente a hacer algo.
  2. Ser un líder no se trata de ignorar tus debilidades.
  3. Ser un líder no se trata de tener la voz más fuerte en la habitación.
  4. Ser un líder no se trata de tener poder.
  5. Ser un líder no se trata de tener gente debajo de ti.
  6. Ser un líder no se trata de decirle a la gente cómo hacer las cosas.
  7. Ser un líder no se trata de abstenerse del fracaso.
  8. Ser un líder no se trata de ser perfecto.
  9. Ser un líder no se trata de cuantos seguidores tienes en las redes sociales.
  10. Ser un líder no se trata de enmascarar tus sentimientos.

10 Cosas que SI son ser un líder


  1. Ser líder se trata de influir en los demás para hacer cosas.
  2. Ser líder se trata de admitir tus debilidades.
  3. Ser líder se trata de usar tu voz para animar e inspirar a otros.
  4. Ser líder se trata de administrar el poder a través de la humildad.
  5. Ser líder se trata de mostrar a la gente cómo hacer las cosas.
  6. Ser líder se trata de influir a otros a seguir tu visión.
  7. Ser líder se trata de tomar riesgos y aprender de tus fracasos.
  8. Ser líder se trata de ser transparente y honesto.
  9. Ser líder se trata de hacer que otros se sientan valorados y apreciados.
  10. Ser líder se trata de levantarse cuando otros se quedan en el suelo.

Ser líder no es solo dar órdenes, ser líder es influenciar. Siendo un líder joven trato de mantenerme en constante aprendizaje acerca de mi mismo, mis pasiones, y el deseo de equipar y dirigir a las personas hacia sus sueños. El liderazgo no se aprende en un día, pero si se aprende todos los días.

Aprende a liderar con humildad y deja que el amor de Dios guíe tus acciones y el trabajo que haces con las personas.

…no se crean mejores de lo que realmente son. Más bien, véanse ustedes mismos según la capacidad que Dios les ha dado como seguidores de Cristo.