Es muy fácil para nosotros quejamos de cosas tontas y un poco, disculpen la palabra, estúpidas, que realmente no importan. En muchas ocasiones creemos que no tenemos suficiente, que lo que tenemos en la mesa no es bueno y que lo que vestimos está pasado de moda. Uno podría creer que estas cosas solo pasan en países “desarrollados”, todos sabemos que no es así.

Hoy quiero compartir contigo algunas razones que espero puedan traer claridad a tu mente y te ayuden a reflexionar, poner en perspectiva tu vida y a estar más agradecido por lo que tienes y no desesperarte por lo que crees que te hace falta.

20 Razones por las que deberías estar agradecido por lo que tienes


  1. Más de 660 millones de personas viven con menos de $2.00 dólares al día. Más de 385 millones viven con menos de $1 dólar al día.
  2. Más de 121 millones de niños carecen de una educación formal.
  3. 1.4 millones de niños mueren cada año por falta de acceso a agua potable y a una salubridad adecuada.
  4. 15 millones de niños quedan huérfanos a causa del VIH / SIDA.
  5. Cerca de la mitad de todas las personas en países en desarrollo sufren, en un momento dado, de problemas de salud causado por la falta de agua y servicios de salubridad.
  6. Cerca de 27 a 28 por ciento de todos los niños en los países en desarrollo se estima que tienen bajo peso o desnutrición.
  7. 870 millones de personas en el mundo no tienen suficiente alimento para comer.
  8. Una cuarta parte de todos los seres humanos viven sin electricidad – aproximadamente 1.6 millones de personas.
  9. Enfermedades prevenibles como la diarrea y la neumonía toman las vidas de 2 millones de niños al año porque son demasiado pobres para pagar el tratamiento adecuado.
  10. Hasta el 2011, 19 millones de niños en todo el mundo siguen sin vacunarse de enfermedades potenciales.
  11. A nivel mundial, aproximadamente 425 millones de niños menores de 18 años no tienen agua potable.
  12. Cerca de 2.5 millones de personas en el mundo no tienen acceso a una salubridad adecuada – aproximadamente dos quintas partes de la población mundial.
  13. Se estima que 20 millones de niños en todo el mundo se han visto obligados a huir de sus hogares debido a conflictos y violaciones de derechos humanos.
  14. A nivel mundial, se estima que 40 millones de niños menores de 15 años sufren de violencia, abuso y negligencia.
  15. Se estima que 1.2 millones de niños son víctimas de trata de personas en todo el mundo cada año.
  16. En países en desarrollo, como el nuestro, aproximadamente 130 millones de niños y jóvenes – de 17 años o menores – han perdido a uno o ambos padres.
  17. De los 22 países en los que más de la mitad de la población es analfabeta, 15 se encuentran en África.
  18. Se estima que 130 millones de personas, de 15 a 24 años de edad, en el mundo no saben leer ni escribir.
  19. Cerca de 1.8 millones de personas, en su mayoría niños, mueren cada año de enfermedades de origen alimenticio que se pueden prevenir.
  20. A nivel mundial, 126 millones de niños trabajan en condiciones peligrosas, a menudo soportando palizas, humillación y violencia sexual por parte de sus empleadores.

¿De qué te estabas quejando?

Se que a veces es fácil quejarnos del hecho que no tenemos lo suficiente, que nosotros no estamos para dar sino para recibir, que no damos al necesitado porque nosotros mismos necesitamos, pero ya es hora de cambiar esos paradigmas. No esperemos que sea un millonario o un gran empresario el que venga a dar su fortuna, ojala así fuera, pero con lo poco que nosotros tenemos podemos hacer una gran diferencia en la vida de alguien más.

Quiero retarte esta semana a que en lugar de pensar en gastar tu dinero en lo que no necesitas, en lugar quejarte porque no tienes, compartas lo poco que podrías tener con alguien, puede ser un indigente en la calle, un amigo en la escuela, colegio, instituto o universidad, el reto es compartir. ¿Lo aceptas?

Si es así puedes publicar tu foto en nuestro muro en facebook, mencionarnos en twitter como @Positivo_Sv o contarnos lo que hiciste aquí en los comentarios.

Recuerda que hay mas dicha en dar que recibir.

Cada uno debe dar según crea que deba hacerlo. No tenemos que dar con tristeza ni por obligación. ¡Dios ama al que da con alegría!