Antes de casarme creía saber mucho de la vida, cuán equivocado estaba.

Es increíble como el tiempo puede pasar tan rápido, especialmente cuando estás construyendo una vida junto a la persona que amas.

Recuerdo que hace no mucho tan solo eramos novios, y ahora llevamos ya más de 8 años casados y en este tiempo hemos vivido de todo.

El matrimonio es genial, pero ha estremecido todo lo que creía saber.

Sin duda considero que he sido afortunado por tener a mi lado a una mujer que me ama y aprecia por quien soy, aun conociendome en mis mejores y peores dias.

Sin embargo, hay algunas cosas que hubiera deseado saber antes de casarme para evitar cometer algunos errores, y asi disfrutar más desde mucho antes de esta experiencia que literalmente cambia tu vida.

Hoy quiero compartir contigo tres pensamientos que he aprendido gracias a mentores, amigos y experiencias y que creo podrían ayudarte a vivir mejor la experiencia más hermosa y retadora de la vida.

3 Cosas que hubiera deseado saber antes de casarme

Consejos para recien casados o si piensas en casarte

El matrimonio no se trata de vivir “felices para siempre”

¿Qué? —Esta es la verdad: A veces me molesto con mi esposa. Pero eso es mas un reflejo de mi que de ella. Hubiera sido bueno saber esto antes de casarme.

Muchas cosas me han causado enojo, frustración y molestia, pero nada tanto como mi esposa. De alguna manera, no importa lo que haga, siempre espera más o algo diferente a lo que haya hecho.

La peor parte de todo es que sus demandas no son descabelladas para ella.

Un dia espera que yo este comprometido emocionalmente por completo y al siguiente ella espera que le de espacio y que valore sus sentimientos individuales. Y la lista sigue.

Desafortunadamente para ella, sus necesidades compiten contra mi enfoque egocentrico. Si, yo se que no debería ser asi, pero soy un humano terco y egoísta.

3 Cosas que hubiera deseado saber antes de casarme

Entonces, ¿para que casarme si no sere feliz?

Si estás buscando casarte para ser feliz, te tengo noticias: necesitas un enfoque diferente. Contrario a la creencia popular, la meta del matrimonio no es la felicidad.

El matrimonio se trata de dos personas imperfectas construyendo una vida juntos.

Vida que estará llena de imperfecciones y retos, pero estos nos deben ayudar a crecer como seres humanos, y cultivar en nosotros características como el amor y el perdón.

La felicidad es un subproducto de toda relación sana.

Para tener una relación sana, necesitas intencionalmente decidir amar y perdonar.

Cuando estamos dispuestos a verlo de esta manera, entonces esos puntos de fricción en el matrimonio rapidamente se convierten en regalos que constantemente nos invitan a una experiencia de vida mas llena y gratificante.

Entre más inviertes en tu matrimonio, más te dará

Cuando hablamos de nuestro matrimonio con otras personas, generalmente nos enfocamos en las partes buenas y aunque se habla de los momentos dificiles, pero preferimos evitarlos.

Sin embargo, al evaluar todas las situaciones, nos damos cuenta que algo común en cada una es que si uno tiene a su esposa/esposo como prioridad numero uno, todas las áreas se benefician y viceversa.

Hace un tiempo leí algo que tenía por título “el matrimonio no es para ti”—pensé, esto hubiera sido bueno saberlo antes de casarme.

—Me llamó la atención y fue interesante darme cuenta que a veces, aun cuando no lo veamos, somos egoístas, y buscamos satisfacer unicamente nuestras necesidades, aun cuando hacemos cosas para otros.

3 Cosas que hubiera deseado saber antes de casarme

Cuando he dejado a un lado obtener solo lo que yo quiero y pongo a mi esposa en primer lugar, he notado que ironicamente termino obteniendo aun más de lo que esperaba, es decir, entre más le doy a mi matrimonio, más recibo.

Contrario a cuando he actuado egoistamente y el ogro que llevo dentro sale, ahi es cuando más he visto el desgaste en nuestra relación y como ambos perdemos la paz por sobre cosas a veces sin sentido.

Por supuesto que el matrimonio requiere sacrificios.  Y a veces se siente que solo te absorbe y absorbe.

Sin embargo, cuando le devolvemos al matrimonio las prioridades que por derecho le corresponden, este se transforma de algo que hay que sacrificar a un activo de gran valor en cada capa de nuestras vidas.

El matrimonio puede cambiar el mundo

La importancia del matrimonio va más alla de dos personas complementandose entre ellas o siendo “felices por siempre”.

Como lo dice la constitución de mi país, la familia es la base fundamental de la sociedad, y la familia comienza con el matrimonio.

Un matrimonio saludable crea estabilidad familiar y un ambiente seguro que influencia no solo a hijos o personas cercanas, sino a todos aquellos que a lo mejor creen que eso de casarse ya esta desfasado.

Al final, buenos matrimonios producen buenos ciudadanos, buenos padres y esto afecta a toda nuestra sociedad.

En las noticias hemos visto o leído sobre las masacres que se han suscitado en Estados Unidos en estos días.

Según los datos de los últimos 13 años, 27 de los más impactantes actos de asesinatos masivos han sido perpretados por jovenes,  de estos 27, 26 tienen un factor en común del que nadie quiere hablar, estos jóvenes crecieron sin un padre.

El enlace entre jóvenes que provienen de familias desintegradas, sin un padre, y su tendencia a la violencia es alarmante.

Así que si no me crees que el matrimonio puede cambiar el mundo, la verdad es que si. Destruir el matrimonio implica destruir la sociedad, es decir, a sus miembros.

Conclusión,

El matrimonio puede ser retador, difícil en ocasiones, muy gratificante en otras, pero más allá de solo ser un estado de vida, es una institución que necesita ser devuelta a la posición que merece.

No es fácil estar casado, preguntale a tus padres, o a alguna pareja de casados que conozcas.

Si estas pensando en casarte, si eres recién casado o si ya llevas algun tiempo como yo, la próxima vez que te encuentres soñando en llevar una vida significativa o tener éxito en tu carrera o ser un mejor padre/madre de lo que los tuyos fueron, hazte un favor: Ve a tu casa, ama a tu esposa/esposo y disfruta de los resultados.