Los amigos son una parte muy importante de nuestra vida, todos queremos tener amigos, se siente bien, pero que sucede cuando tienes un amigo deprimido? Cuando tu mejor amigo o alguien cercano a ti está pasando por una etapa depresiva y no sabes que hacer.

El mejor consejo que puedo darte para ayudar a cualquier persona que esté pasando por depresión es que ores por ellos, no importa si tu amigo deprimido ha perdido la fe o sea cual sea la situación, ora siempre por tus amigos y sé tu también un buen amigo.

La oración es un arma poderosa dice el slogan de una película por ahí, pero me encanta saber que la orar también significa actuar, muchas veces en fe, por eso hoy quiero darte algunos consejos prácticos con los cuales espero puedas ser de ayuda para una persona o un amigo deprimido y que aun con los más pequeños pasos le ayudes a llevar esa carga hasta salir de ese camino.

¿Cómo ayudo a mi amigo deprimido? — 3 Maneras de ayudar


Estar disponible sin sentirte presionado o presionar a tu amigo deprimido

Una vez leí algo que decía así: “…si quieres influenciar a las personas debes estar ahí para ellos…”, esto me hizo pensar en que como amigos, necesitamos estar ahí para nuestros amigos, no por presión u obligación, sino porque les amamos.

Un amigo deprimido necesita de ti, el o ella necesita saber que puede contar con tu compañía en cualquier momento, sea por teléfono o en línea, no hay nada peor que no tener amigos con los que uno pueda contar, sé tu ese amigo, pero también cuídate de no caer en depresión.

Todos sufrimos de maneras diferentes, a veces un amigo deprimido querrá estar solo, es ahí donde tu también debes darle su espacio, no necesitas estar sobre el todo el tiempo, solo hazle saber que estás ahí para el o ella por si te necesita.

Pregunta, no te apresures a responder y no lo divulgues

Cuando tienes un amigo deprimido lo mejor que puedes hacer es escuchar, y muchas veces lo hacemos, pero realmente solo oímos las palabras peor no le damos la importancia debida ya que estamos ocupados pensando en que responder, que decirle, pero debes entender que a veces con escuchar haces mucho.

Cuando hables con quien esté pasando por depresión, debes prestar atención sin tener la urgencia de siempre dar las “mejores palabras de aliento”, solo escucha, ya tendrás el momento de decir algo.

Considera también que tu amigo está confiando en ti, posiblemente te dirá cosas muy personales, debes aprender a no divulgar lo que te digan, se trata de guardar el corazón de las personas no te gritar a los cuatro vientos los secretos de los demás. (Aclaro en esto que si la persona deprimida muestra un comportamiento auto-destructivo o da señales de suicidio, sé un buen amigo y busca ayuda profesional para evitar que sucede algo no deseado.)

Di algo, aun si no sabes que decir

No estoy contradiciendo el punto anterior, pero si reforzándolo, lo que quiero decir es que cuando hables con un amigo deprimido, luego de escucharlo, debes decirle algo, el silencio puede ser peor que decir algo equivocado, entiende que no somos expertos en psicología (a menos que lo seas) y que no siempre tendremos las mejores palabras, pero con decir algo como: “Hey, no estoy seguro que pueda decirte pero, si quiero que sepas que estoy con vos, que soy tu amigo y que estoy para vos en esta lucha” – o algo así, la idea es hacerle saber a tu amigo que reconoces su estado, que también te duele verlo así y que aun si no sabes que decir, tu lo apoyarás.

Los amigos son una parte muy importante de nuestra vida, por eso cuando te encuentres con un amigo deprimido debes hacerle saber que estás ahí para el o ella, que le escuchas y que puede confiar en ti, y también procura decirle palabras que le ayuden a ver que no está solo, que le apoyas y que aun sin tener siempre las mejores frases, tu siempre le darás una mirada positiva con lo que digas.

Mi mejor consejo: Ora por el o ella. No te canses de hacerlo. La depresión es una batalla mental y espiritual que se puede vencer.

¿Qué otros consejos nos darías para ayudarle a un amigo deprimido? Déjamelo saber en los comentarios.