Conozco a muchas personas que viven sin querer por el lema “parálisis por análisis”. Personas que están tan enfocadas en comprender el porque de algo, que de hecho nunca avanzan. En lugar de dar el primer paso, se quedan descansando en los detalles insignificantes de una oportunidad hasta que ya es demasiado tarde. Nunca inician ese negocio que tanto querían. Nunca hacen ese viaje. Nunca le dicen “Hola” a esa persona que les gusta. Nunca consiguen su trabajo ideal.

Pero antes que se ofendan los ingenieros, académicos, y todos los que han pasado todos esos años en la universidad obligándote a pensar profunda y detenidamente antes de tomar decisiones importantes, quiero que quede claro, no estoy sugiriendo que abandonemos la comprensión y el entendimiento completamente. Estoy sugiriendo que te sientas más cómodo con la incertidumbre.

3 secretos para escapar de una vida promedio

Este pensamiento se me viene a la mente:

No tienes que tener todo resuelto para avanzar.

Hoy quiero compartirte estos 3 secretos para escapar de una vida promedio que me han ayudado a salir de mi zona de comodidad y echar a andar proyectos como este que estás leyendo y otros más.

1. Los líderes aprenden haciendo, no aprendiendo a hacer

Da el paso, siéntete bien con no saber todo hoy. Lo vas a descifrar a medida que avanzas. Hay muchas cosas que no sabía o que tenía muy poco conocimiento antes de comenzar a hacerles, en el camino fui aprendiendo, ahí sigue estando mi escuela.

2. Al hacerlo, entendemos

Muchos de nosotros anhelamos tanto conocerlo todo al grado que se vuelve un defecto. Pero, sólo podrás saber tanto sobre el surf hasta que realmente te metas al agua con tu tabla. La comprensión, claridad y la paz viene de hacer, no solo estudiar.

Como me dijo un amigo: Hay que tirarse al agua para aprender a nadar, porque no se puede aprender a nadar por correo.

3. El fracaso es Progreso

Fallar en algo no necesariamente significa que todo terminó, Edison encontró muchas formas de como no hacer una bombilla, pero al final de cada error aprendió. Hagamos lo mismo, ¿Tu proyecto no salió bien? Adelante, examina que falló y sigue adelante, si nunca te levantas nunca aprenderás a caminar.

¿Que es lo que te ha detenido de seguir adelante? ¿Que es lo que podrías hacer para mejorarlo? No te olvides compartirlo con nosotros en los comentarios.

Recuerda:

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.