Pedir un aumento de sueldo podría ser un tema delicado en muchas ocasiones, especialmente con la economía tan cambiante que tenemos, la verdad es que a todos nos gustaría que nos pagaran un poco más por lo que hacemos, y no tiene nada de malo anhelar un aumento salarial. De hecho, una de tus aspiraciones como empleado es siempre estar en constante progreso, esto implica tener una mejor posición y por supuesto un mejor beneficio monetario.

Pero antes de acercarte a tu jefe a pedirle que suba un poco tu salario, hay algunos factores que debes considerar para que no te rechacen de una forma que no te agrade, o que sientas que no recibiste lo que esperabas.

Así que si sientes que mereces un incremento en tu sueldo, hoy te comparto algunos consejos para aumentar las probabilidades de recibir una respuesta favorable:

5 cosas que debes hacer antes de pedir un aumento sueldo


Evalúa tu sueldo en comparación a la competencia

El primer paso – incluso antes de sacar el tema con tu jefe – es determinar tu valor de mercado. Esto puede sonar un poco “inhumano”, pero la verdad es que como empleado representas un valor para la empresa y esta debe determinar cuanto vale la actividad que realizas.

Así que tu valor de mercado es cuanto dinero están ganando personas en posiciones similares con empleadores de la competencia.

Puedes averiguar esto viendo los clasificados para posiciones similares, ver cuanto ofrecen y como se compara con tu salario actual, por supuesto puedes preguntar a personas que trabajan haciendo algo parecido a lo que tu haces, pero esto puede ser un poco incomodo. Mantén un record de esta información, guárdala, pero no la menciones de inmediato a tu jefe, tenla ahí guardadita en caso que encuentres resistencia y necesitas soportar tu petición con información sólida y veraz.

Asegúrate de que tu empleador está en una posición de darte un aumento de sueldo

Si tu empleador está luchando financieramente, entonces es un mal momento para pedir un aumento. Lo que es peor, podría ser una indicación de que no estás a bordo con lo que está pasando en el negocio, o que no te importa. y eso podría llevarte a obtener un resultado que no te agrade.

Lo mismo si por ejemplo en tu departamento, o en la empresa en general, han habido despidos, pedir un aumento no es aconsejable. Mejor espera un poco hasta que pase ese mal momento y quien sabe, hasta podrías usar el hecho que hay una carga laboral más pesada (por la falta de personal) como una justificación adicional al pedir el aumento.

Por otro lado, si las ganancias de la compañía están en aumento, entonces ahora es el momento perfecto para pedir un aumento. De hecho, es mejor hacerlo tan pronto como sea posible – un mal trimestre o dos podrían cambiar toda la dinámica.

Documenta tus logros

Este paso es crítico, sobretodo si piensas que podrías encontrar resistencia. Puedes documentar tus logros cualitativos, como cualidades de liderazgo o habilidades solucionando de problemas, pero aquellos logros que se pueden medir por lo general funcionan mejor.

Mira cuales son tus números de producción. ¿Han mejorado? Estás teniendo menos errores? Si estás en ventas, estás vendiendo más? Esta mejorando tu departamento? Ponte listo a anotar cual ha sido tu contribución en esta mejora.

Prepárate para ser flexible

Si tu empleador niega tu solicitud de aumento, pero está de acuerdo en que te lo mereces, aprovecha la oportunidad para presentar un aumento en una compensación no monetaria.

Que se te pague el tiempo adicional es un ejemplo, solicitar un horario más flexible es otra idea. Hasta podría ser una oportunidad para sugerir trabajar a tiempo completo o parcial desde tu casa, esto significa un ahorro en tiempo y dinero en términos de transporte casa-trabajo-casa. Eso podrías verlo como un equivalente a un aumento e incluso tu mismo empleador se beneficiaria.

Prepárate para moverte

Esto es especialmente cierto si tu investigación indica claramente que estás siendo mal pagado en comparación con lo que otros en posiciones similares están ganando en empresas competidoras.

Entiende que tu empleador puede ser incapaz o no esté dispuesto a darte un aumento por cualquiera de estas razones:

  • Tu empleador puede estar en una situación financiera peor que sus competidores
  • Puedes que no estés en el “circulo interno” de tu compañía o departamento
  • El trabajo que haces con tu empleador puede que no sea considerado tan valioso como lo es en otras empresas
  • Tu rendimiento puede ser insatisfactorio, de ser así es posible que mejor prefieras irte a otro lado antes que un despido confirme este hecho
  • Tu jefe puede ser un poco débil – si tu jefe no está en condiciones de luchar por ti, tu futuro en su empresa se limitará
  • No le caes bien a tu jefe. No debemos pensar de esa manera, pero a veces es cierto

Dejar tu trabajo para buscar uno mejor pagado debe ser un último recurso, especialmente en el mercado de trabajo actual. Pero si alguno de los puntos que menciono arriba son ciertos, puede que esta sea la decisión más sabia después de todo, ya que podrías estar en una situación financiera estancada por un buen rato.

Pedir un aumento de salario es un punto delicado a tratar con tu jefe, por eso debes considerar los consejos que te brindo antes de siquiera tocar el tema, es preferible analizar todas los posibles resultados, antes que las cosas terminen de una forma no deseada.

Pon toda tu confianza en Dios
y no en lo mucho que sabes.
Toma en cuenta a Dios
en todas tus acciones,
y él te ayudará en todo.

¿Que otras técnicas te han servido? Déjame un comentario! Hey, estás en facebook? y Twitter? Búscame ahí!