Algunas personas son completamente negativas sin parar. Es como si toda su existencia se basara en sentirse mal, ofendidos o perseguidos. Tu sabes muy bien como es estar rodeado de gente así, yo lo se, porque yo era uno de ellos.

Pero algo que te puede decir es que nada bueno viene de ser negativo, de hecho, el pesimismo te hace pagar un precio tan alto que terminas perdiendo en lugar de ganar algo.

En general, una persona pesimista no funciona de la misma manera que una optimista, algunos profesionales de la psicología dicen que “los pesimistas tiende a negar, evadir y distorsionar los problemas que enfrentan, y descansan en sus sentimientos negativos”. Yo no se tu, pero conociendo de primera mano esto, realmente sé que vale la pena darse cuenta que no vale la pena vivir en un mundo negativo.

Si estás pasando por una etapa de negatividad en tu vida, si te has vuelto un “negahólico” y el pesimismo rodea tu ser, hoy te comparto estos consejos que espero puedan ayudarte a ver un poco la luz.

5 Maneras en las que el pesimismo está arruinando tu vida


El pesimismo mata tu creatividad

Si queremos prosperar en nuestra economía actual, es fundamental que ofrezcamos soluciones creativas a problemas difíciles. Pero el pesimismo no sólo mata tu propia creatividad, sino que también acaba matando la creatividad de los que te rodean.

El pesimismo te daña emocionalmente

Algunos estudios muestran que, si bien el pensamiento positivo se desvanece, el pensamiento negativo se queda pegado a nosotros durante semanas.

A veces hasta nos cuesta y tenemos que esforzarnos por mantenernos positivos, pero ser negativo es tan fácil. Y cada vez que se te vienen a la mente pensamientos negativos, tu sentido de bienestar parece que se hunde más.

El pesimismo te mantiene abajo profesionalmente

Los pensamientos negativos suelen ser desalentadores y realmente pueden afectar tu desempeño laboral. A mi solía pasarme, y de vez en cuando trata de escabullirse por ahí ahora ya sé como hacer que se vaya.

Si tu corazón no está en lo que haces en tu trabajo, tus líderes o jefes e incluso tus colegas lo notarán. Y verás como los asensos, aumento de sueldos y otras oportunidades solo pasan frente a ti.

El pesimismo daña las relaciones

En serio!!! Te digo que si siempre estás pensando y comunicando lo peor, vas a apagar a la gente y lo peor es que se van a alejar de ti. En lugar de crear relaciones cercanas, van a comenzar a poner excusas para estar en cualquier otro lado con cualquier otra persona que sea diferente a ti.

El pesimismo no trae nada bueno para tu amistad, noviazgo y aun peor para tu matrimonio, ninguna relación se ve beneficiada por el pesimismo.

El pesimismo te enferma

Y no hablo metafóricamente o de sentimientos ni nada, hablo de tu cuerpo, de tu físico. Yo siempre he dicho, si te levantas un día diciendo: “hoy me caigo, hoy me caigo y hoy me caigo” – te aseguro que no termina el día sin que te caigas, aunque sea de la cama en la noche.

Pensar negativamente no sólo hace subir nuestros niveles de estrés, también puede conducir a ataques cardíacos y otros problemas graves de salud, incluyendo la demencia. Si no me crees solo piensa de una vez que has tenido pensamientos negativos y se te va el hambre o sientes un dolor extraño en el estómago o incluso malestar. Ya no seamos tan pesimistas!

Ser pesimista no te lleva a nada bueno, no me canso de decirlo, si eres un líder o quieres tener progreso en cualquier área de tu vida, el pesimismo no te llevará ahí, no he conocido a ninguna persona que sea pesimista y que tenga éxito a la vez, simplemente no van juntos.

Aunque cada día es una nueva batalla, yo encontré una manera de escapar del pesimismo y la negatividad, ser un “negahólico” no me llevaba a ningún lado y por eso tomé la decisión de creer que llevando una vida positiva, de esperanza, de fe, me podría llevar muy lejos, y así fue, yo decidí creerle a Dios y saber que aunque no todas las cosas salgan bien, al final todo será por mi bien y que si tan solo deposito mi confianza en él, él tomará mis cargas y yo podré caminar ya no en mis fuerzas, sino las suyas y simplemente estaré agradecido.

Aunque no den higos las higueras,
ni den uvas las viñas
ni aceitunas los olivos;
aunque no haya en nuestros campos
nada que cosechar;
aunque no tengamos vacas ni ovejas,
siempre te alabaré con alegría
porque tú eres mi salvador.

¿Que piensas? ¿Has sido negativo o pesimista alguna vez? Cuéntame en los comentarios o búscame en facebook y twitter!