El “lunes” no siempre es el mejor día para muchos, casi siempre vemos el inicio de semana como algo que tortura en lugar de alegría, y cuando nos llevamos esa actitud pesimista del “lunes en la mañana” a lo largo del día te podría garantizar que cuando llegue la noche seguirás igual o peor.

Por eso debemos comenzar a llevar una vida feliz y optimista, dejando a un lado la negatividad sin negar la realidad, yo se que un día malo puede arruinar toda una semana, un mes, incluso años, pero ya es hora que comencemos a llevar una vida con intención, con propósito.

Para que inicies bien tu semana quiero compartir contigo:

6 Consejos para una vida feliz y optimista


Decide

La mayoría de situaciones en nuestra vida pueden definirse en esta sola palabra: “Decisión“.

Una de las mejores partes de crecer es experimentar todas esas fases y etapas por las que pasamos, cada situación, cada momento, todo nos ayuda a moldear nuestro carácter y nuestra forma de ser en general, si le das un vistazo a tu vida de hace 5 años verás que han habido cambios significativos, tu manera de vestir quizá, tu forma de expresarte, lo que haces, con quien estás y así la lista continua, y sin importar como hayan resultado las cosas, la mayoría de cosas sucedieron gracias a que decidiste que así fuera.

El primer paso para comenzar a llevar una vida feliz y optimista es decidir que así sea. No te excuses culpando a otros por lo que sucede en tu vida, claro, hay cosas que NO podemos controlar, pero las que si podemos debemos aprender a tomar decisiones sabias pensando que estas nos afectarán hoy y por mucho tiempo quizá y no solo a nosotros.

Todos necesitamos de todos

En el mundo de la auto-satisfacción/hedonismo en el que vivimos es fácil volverse egoísta, sobre todo cuando vemos en los muros de facebook tantas personas hablando de ellas, de sus logros, de todo lo “bueno” que hacen, y esto a veces puede llevarte a tener dos posiciones: volverte egocéntrico o creer que no eres tan bueno como los demás.

Compararte a los demás nunca es bueno, siempre he dicho que nadie es mejor que nadie, todos somos diferentes y tenemos diferentes cualidades que nos hacen únicos y a la vez iguales como seres humanos que somos todos, y una cosa es cierta, todos necesitamos de todos.

Por eso debes aprender a reconocer que todos de alguna manera necesitamos cumplir roles que ayuden a los demás, si quieres ser feliz, entonces deja de creer que eres auto-suficiente y que no necesitas a nadie en tu vida, primero que nada necesitas a Dios, pero también a tu familia y amigos, y tu familia y amigos también te necesitan a ti.

Les doy un mandamiento nuevo: Ámense unos a otros.
Ustedes deben amarse de la misma manera que yo los amo.

Ora

Más que un práctica es una disciplina espiritual.

Yo sé que con todo lo que vivimos durante el día, orar puede que no sea una de las prioridades en tu vida, pero vale la pena sacar unos cuantos minutos para tener un momento a solas con Dios, no se trata de la cantidad de tiempo, se trata de llevar una vida de comunión con el Señor.

Junto con orar debes también reflexionar, reflexiona y busca consejo en la palabra de Dios. Cuando meditamos las cosas con una mente guiada por el Espíritu de Dios logramos encontrar claridad en lo más oscuro de nuestra vida.

Toma riesgos

Hace unos días publiqué un artículo que habla de cómo el miedo nos aleja de nuestro potencial, y a medida voy descubriendo lo que Dios tiene para mi vida, me voy dando cuenta que el miedo realmente no tiene lugar aquí, Dios me llamó a ser valiente y sobretodo a caminar en fe.

Dios no te ha mandado a tener miedo, sino a tener fe. Toma riesgos, ¿Que es lo peor que puede pasar? Fracasar ¿? – Acaso no sabías que el fracaso es parte del éxito, pero nunca lo sabrás si no te arriesgas.

Recuerda esto, solo eres responsable por tus propias acciones, lo que los demás hagan o dejen de hacer depende de ellos, tu deber es actuar en fe, influenciar para el bien, y seguir adelante. ¿Quieres poner tu propio negocio? ¿Hablarle a esa chica o chico que te gusta? ¿Porqué no lo haces? ¿Estás esperando el “momento” adecuado? Es posible que en la vejez nos arrepintamos mas de lo que no hicimos que de lo que si hicimos. Arriésgate.

Pide ayuda

¿Acuerdas cuando te dije que todos necesitamos de todos? Aquí es el momento de ponerlo en práctica.

Nadie es perfecto, y nadie tiene la vida perfecta y mucho menos todo resuelto. A veces pasamos dificultades porque nos enfrascamos en mantener una falsa apariencia de orgullo e independencia, pero acéptalo, si nadie necesitara ayuda, los Avengers no existieran.

No eres un super hombre o super mujer, claro que tienes virtudes y muchas buenas cualidades, pero también tienes áreas débiles en las que necesitas la fortaleza de un amigo o un familiar.

Pide ayuda a personas que amas y te aman, gente que sabes que no te juzgarán o que no te dejarán solo, la familia, mamá o papá son un buen comienzo.

La mejor ayuda viene de Dios.

Aprende a celebrar

Esto es algo que a mi me ha costado mucho en mi vida. No porque no tuviera nada que celebrar, la vida misma es una celebración, pero yo crecí en un ambiente y cultura muy prohibitoria adonde los extremos suelen reinar y donde las celebraciones debían cumplir ciertos estándares para ser aceptadas, en cierta manera la religiosidad, la pobreza y la escasez de recursos en general influían en mi falta de celebración.

Yo llegué a un punto adonde no disfrutaba estar en cumpleaños, bodas, o cualquier otro tipo de celebración, no es que estuviera en contra de ello, sino que muy dentro de mi quizá quería que todos se sintieran tan miserables como yo lo estaba. Gracias a Dios eso ha cambiado.

Debes aprender a celebrar, no hay nada de malo en celebrar tus logros, celebrar la vida, debes recordar que ningún extremo es bueno, y que aunque todo se puede, no todo se debe, pero esto no debe ser una limitación para que celebres con quienes amas cualquier acontecimiento, no hay nada mejor para quitar el estrés de tu vida que irte un día a la playa a celebrar con tus amigos o familia, si se puede disfrutar sanamente.

Cada lunes es un reto para muchos, pero si comienzas a ver la vida desde un ángulo más optimista y feliz, te darás cuenta que ni los lunes, ni martes ni otro día es malo, todo depende de tu actitud. Sé feliz, sé positivo.

¿Qué otras maneras conoces para llevar una vida feliz y optimista? Déjame un comentario.