Caballeros, esta va para ustedes.

Es un hecho que a nosotros los hombres nos cuesta hablar un poco, no hay peor sentimiento que entablar una conversación con la chica que te gusta y peor aún si quieres pedirle que sea tu novia o por lo menos desarrollar una amistad que podría llevarte al noviazgo que te llevará al matrimonio y a vivir felices por siempre… wow, eso fue rápido. 😀 Ser un caballero no es tan difícil como parece.

En fin, sabemos que a veces hablar de algo que tenga sentido, sea interesante (para ambos) y que sobre todo ayude a la relación, es una tarea complicada para algunos. Así que si no eres el más elocuente hablador ponle atención a lo siguiente que sé que te ayudará a ser un caballero, no estoy tratando de decirte que no hables, por favor usa tus palabras sabiamente, pero si es para que veas que las acciones hablan más fuerte que las palabras.

Esto aplica para casados, novios y los que andan en la rebusca 😉

8 Maneras de ser un caballero sin decir una sola palabra


Vístete para impresionar

A nadie le gusta un dejado. Un verdadero caballero puede vestirse para impresionar a su dama sin tratar de impresionar a todo el mundo a su alrededor. Vístete de una manera que le digas que te preocupas por ella, y que estás dispuesto a tomarte el tiempo de lucir mejor para ella. Para ser un caballero con tu forma de vestir, debes averiguar que le gusta a ella, siempre cuidando tu integridad.

Sorpréndela con flores

Si quieres ser un caballero que ella ame, las flores son el ticket.

Esto es de la vieja escuela, pero nunca se pone viejo. No importa si las flores son rosas o margaritas, las flores son siempre una buena manera de mostrar el cariño y cuidado que se tienen el uno al otro.

Abre la puerta del auto

Tómate el tiempo para abrirle la puerta del auto a tu chica. Déjale saber que estás pensando en ella antes de pensar en tí mismo.

Llévala a su restaurante favorito

Demuéstrale que escuchas cuando habla. Llévala al restaurante que ama, o al que ella siempre ha querido ir a comer.

Paga la cena

Osea! Paga por esa cena. Independientemente si es la primera o quinta cita, tienes que levantarte y tomar las riendas cuando se trata de pagar la cuenta. Muéstrale que puedes hacerte cargo de ella.

Advertencia: Abre bien los ojos, una chica que quiere que le pagues por todo o que tu la llenes de regalos, puede que no te busque por que te ame, sino por la cartera, quien te ama, te apoya, pero igual tu debes considerar pagar la cuenta en ocasiones, a medida la relación va creciendo y hay más confianza, las cosas van cambiando y habrán días adonde el invitado serás tu 😉

Préstale tu abrigo cuando hace frío

Ser o no ser un caballero? No importa si está haciendo frío o no, pero si tu amada da muestras de tener algo de frío, no te tardes en ponerle tu chaqueta, abrigo o incluso esa camisa extra que andas puesta. Ella necesita saber que estás pensando en sus necesidades antes que en las tuyas, y esto incluye algo tan pequeño como una chaqueta.

Mantén tus manos para tí mismo

No doble sentido aquí. ¿Quieres mostrarle que eres un verdadero caballero? Mantén tus manos en tí. Demuéstrale que no sólo honras sus emociones, pero que también respetas su cuerpo y la pureza en la que Dios te ha llamado a mantenerte. Ser un caballero que la respeta con sus manos vale oro, no pienses solo en el presente.

Acompáñala hasta la puerta

No te limites solo a dejarla e irte. Para esa gracia un taxi puede hacer eso. Sal del carro y acompáñala hasta la puerta, asegurándote de que entre a su casa de forma segura.

Y si no tienes carro… pues entonces con más razón, ve con ella en el bus (colectivo) o camina con ella, pero asegúrate que llegue hasta la puerta de su casa con seguridad.

A los hombres nos cuesta hablar, mujeres, eso debe entenderse, pero nosotros, los caballeros, si podemos hacer que nuestras acciones hablen mejor que nuestras palabras, créeme cuando te digo que no soy perfecto en lograr todas estas cosas cuando salgo con mi esposa.

No estoy ni cerca de ser un hombre perfecto, pero mi objetivo en nuestro matrimonio es tratar constantemente de levantar el estándar cuando se trata de actuar como un caballero conforme a lo que Dios establece.

Originalmente publicado y adaptado de Jarrid Wilson