A veces somos infelices, pero no sabemos exactamente por qué.

Aun cuando nuestras vidas parecen ser felices y exitosas en el exterior, puede que no nos sintamos de esa manera en lo más profundo.

Si te sientes de esa manera, lo más probable es que hayan algunas cosas que debes dejar de hacer que están robando tu alegría.

Hoy conocerás:

9 Cosas que deberías dejar de hacer


 

Preocuparte por el futuro

Jesús específicamente nos advirtió en contra de la preocupación en Mateo 6: 25-34. Creo que hizo esto específicamente porque sabía que somos propensos a hacerlo, y hacerlo bien.

Pero preocuparse demasiado por el futuro nos roba la alegría del momento. También nos hace dudar de que Dios cuidará de nosotros. En el extremo, puede causar que vivamos con miedo, lo que puede dar lugar a que te parálises al enfrentar la realidad.

Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten. Así que no se preocupen por lo que pasará mañana. Ya tendrán tiempo para eso. Recuerden que ya tenemos bastante con los problemas de cada día.

Angustiarte por el pasado

9 Cosas que deberías dejar de hacer - Preocuparte por el pasado

Lo que sucedió en el pasado se debe dejar en el pasado. No sirve de nada tratar de solucionarlo, o reescribirlo para hacerlo parecer menos lamentable de lo que era. El único beneficio que se puede sacar de las experiencias negativas del pasado debería ser aprender de ellas.

Tu vida es lo que vives hoy, y la dirección que esperas tener en el futuro. Lo hecho, hecho está.

Sobre preocuparte por la condición mundial

Gracias en gran parte al poder de los medios de comunicación, sobre preocuparte por la situación en que el mundo está es prácticamente un requisito social. De hecho, hasta podrías ser considerado irresponsable o indiferente si no estás preocupado por lo que está pasando en el mundo.

Pero la realidad es que no puedes arreglar todo el mundo. Todo lo que puedes hacer es dar lo mejor de ti para manejar tu pequeño rincón del mismo.

Antes de cambiar el mundo, cambia tu país, antes de cambiar tu país, cambia tu ciudad, antes de cambiar a tu ciudad, cambia tu comunidad, antes de tu comunidad, cambia a tu familia, antes de cambiar a tu familia, cambia tu mismo.

¿Quieres cambiar el mundo? Cambia tu primero.

Postergar

Este puede considerarse como el peor hábito del ser humano. Al posponer las cosas, dejas fuera el tomar acciones que podrían hacer tu vida mejor. También permites que los problemas se agraven y crezcan. Y si eres como yo, los sentimientos de culpa comienzan a colarse cuando te das cuenta que hay algo de lo que deberías estarte ocupando pero que no lo haces.

Los buenos sentimientos fluyen al lograr algo. Esto no va a pasar si continuas posponiendo las cosas. Todo lo que va a hacer es achicarte con sentimientos negativos que vienen de no hacer lo que sabes que necesitas hacer.

Ver demasiada televisión

Si hay una cosa en lo que la televisión es realmente buena, es hacernos sentir mal con nosotros mismos. Y esto no pasa por accidente. El propósito principal de la televisión es vendernos algo. Una de las mejores maneras de hacerlo es convertirnos en seres insatisfechos con lo que somos y con lo que tenemos ahora.

Pasa demasiado tiempo viendo la televisión, y llegarás a dudar de ti mismo, tu vida, y de todo lo que tienes.La televisión es una forma de adoctrinamiento – adoctrinamiento negativo. Por esa razón, no se puede/debe pasar mucho tiempo viéndola.

Tratar de arreglar a las personas

Tratar de arreglar a las personas es un ejercicio de frustración. La gente no siempre siente que necesitan ser arreglada, y de hecho puede que no lo necesiten. E incluso si lo necesitaran, ellos probablemente se resistan a un cambio impuesto por alguien más con cada fibra de su ser.

Puedes gastar una buena cantidad de tiempo y energía tratando de arreglar a alguien y lograr ningún progreso en lo absoluto. Si estás tan preocupado por una persona, entonces ora por el/ella. Y luego enfoca tu atención en arreglar a la persona en el espejo (ver Mateo 7: 3-5).

Preocuparte por las apariencias

9 Cosas que deberías dejar de hacer - Preocuparte por las apariencias

Si estás demasiado preocupado por cómo se ven las cosas – tu casa, tu carro, tu apariencia, o incluso preocupado de cómo las personas verán la forma en la que te ganas la vida – puede que vivas una vida sin alegría.

El problema es que siempre habrá alguien tiene algo que se ve mejor que lo que tienes. Concéntrate en lo que te hace feliz, y no en cómo las cosas le puede parecer a otras personas. Es casi seguro que a ellos no les importe en lo más mínimo cómo se ven las cosas en tu vida más de lo que tu lo haces, por lo que te estás preocupando por nada.

Compararte con los demás

Esto es difícil, porque todos tenemos diferentes habilidades y capacidades. Por ejemplo, si estás en el departamento de ventas de tu empresa, y siempre te comparas con el mejor vendedor, vas a quedarte corto casi siempre, y eso va a hacer que dudes de ti mismo.

En lugar de compararte con otros, trabaja en ser mejor de lo que has sido en el pasado. Los pequeños y graduales cambios hechos en tu vida durante un largo período de tiempo podrían hacer una gran diferencia positiva. Ese debería ser tu objetivo, no compararte con los demás.

Creer que necesitas alcanzar la perfección

9 Cosas que deberías dejar de hacer - Creer que necesitas alcanzar la perfección

La gente perfecta sólo existe en la televisión – que es otra excelente razón por la que no debes pasar mucho tiempo viéndola. Eres un ser humano, con defectos y debilidades humanas. Eso no te hace un fracaso o indigno de ser amado – eso sólo te hace más parecido a todos los demás.

Reconoce que nadie es perfecto, y que nunca serás perfecto, y eso está perfectamente bien. Al final, la vida no es realmente acerca de lograr la perfección, sino de lograr la felicidad como una persona imperfecta viviendo una vida imperfecta en un mundo imperfecto.

 No vivan pensando en qué van a comer, qué van a beber o qué ropa se van a poner. La vida no consiste solamente en comer, ni Dios creó el cuerpo sólo para que lo vistan…

Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten. Así que no se preocupen por lo que pasará mañana.

Sin alguna vez te has sentido infeliz y no sabes porqué, deberías revisar de nuevo esta lista y ver si no estas cayendo en una de estas cosas. Libérate de toda esa presión y preocupaciones y verás como comienzas a vivir una mejor vida.

¿Qué otras cosas podrían estar robándote la alegría? Dímelo en los comentarios!