Yo no quería un gato. Siempre he sido una persona de perros, amo a todos los animales y siempre crecí rodeado de perros, gatos, gallinas y hasta patos… no vivía en una granja pero a mi abuelita le encantaba tener estos animales, pero por alguna razón yo siempre preferí los perros, así que la idea de tener un gato no era algo que yo contemplara.

Al cabo de algunos años, y después de hablarlo con mi esposa, decidimos adoptar una mascota, ambos estábamos de acuerdo en que tener un perro sería casi un desastre por que nuestra casa/apartamento es muy pequeña, pero también estábamos un poco renuentes a la idea de un gato, sobre todo por mis alergias.

En fin, larga historia corta, terminamos adoptando una bella gatita que le regalaron a mi esposa, al principio no sabíamos exactamente como funcionaría esto, pero hoy nos estamos dando cuenta que este “animalito” nos ha ganado el corazón, no solo porque ya espantó cualquier ratón que pudiera aparecer, sino porque se ha vuelto parte de nuestra familia. Ahh y no he sufrido de alergias 🙂

Hoy quiero compartir contigo algunos beneficios que he descubierto en estos meses que hemos tenido a nuestras “nena” en casa.

4 beneficios de tener un gato en casa


Beneficios de tener un gato

Compañía

Una de las principales razones por las que muchas personas tienen mascotas es precisamente por la compañía que estos nos dan.

No es que estemos solos o que seamos ancianos, ni nada de eso, pero es increíble como un gato puede representar una buena compañía, antes yo pensaba que los gatos eran anti-sociales y que solo se acercaban a uno por interés, pero he visto que esto es un mito.

Los gatos son una gran compañía en momentos de soledad y también en momentos familiares.

Sentido de responsabilidad

Mi esposa y yo no tenemos hijos aun, algún día si Dios así lo desea vendrán, pero este gatito se ha vuelto para nosotros, en cierto sentido, una responsabilidad. No se compara con un hijo, pero si te ayuda a entender que hay “seres vivos” que dependen de ti, para limpieza, alimentación, y hasta vivienda, así que tener un gato te da un propósito y también cierto sentido de responsabilidad.

No es fácil cuando nos vamos un día entero y sabemos que hemos dejado a nuestra gatita sola en casa, siempre nos aseguramos que tenga comida, arena limpia y todo lo necesario para que la pase bien mientras no estamos.

Ejercicio y diversión

Es cierto que la cantidad de actividad física que tienes con un perros es mucho mayor a lo que haces con un gato, pero si puedo decirte que con el simple hecho de jugar con el gatito, correr de un lado a otro, tirar los juguetes y hacer hasta perseguirlos cuando se salen a la calle, por lo menos eso te ayuda a no pasar todo el tiempo sentado o aburrido.

Tener un gato es igual a diversión y poco de ejercicio, en serio.

Beneficios para la salud

Beneficios de tener un gato

Desde reducir el estrés hasta evitar ataques al corazón, tener un gato en casa ayuda a mejorar tu estado de ánimo.

Toda tu salud física y emocional se beneficia de tener una mascota, en este caso un gatito. Además, creo que gracias a la “nena” me estoy levantando más temprano, lo cual me ayuda, entre otras cosas, a comenzar mi día con más energía.

Yo no quería un gato. Lo digo en serio, yo quería un perro grandote, un gran Danés o un Doberman, todo menos un gato, pero en estos meses que nuestra gatita ha pasado a formar parte de nuestra familia he podido ver que si quiero a los gatos, al menos al mio, que si tiene beneficios y que todas las mascotas son geniales si uno las sabe cuidar y educar.

¿Que piensas?¿Tienes un gato o te animarías a tenerlo? Me gustaría escuchar tu opinión y experiencias, déjame un comentario.

¿Te quieres conectar? Ve a facebook y dale un gran “Like” a la página de El Diario Positivo… estoy en twtiter también.