Cuando buscas trabajo no solo debes tener un buen currículo o vestirte bien, la presentación es importante, un documento bien detallado de tu experiencia, estudios y otros datos relevantes también lo son, pero los entrevistadores no solo se fijan en que ropa llevas o cuantas carreras tienes, hay detalles que debes tomar en cuenta que van más allá de lo que podemos ver.

Hoy quiero compartir contigo alguno consejos para ayudarte a conseguir el trabajo que tanto deseas, quizá fue una de tus metas de año nuevo que aún no has podido cumplir, así que si:

¿Buscas trabajo? Estas 6 cosas no te pueden faltar


Buena actitud

Esto puede ser obvio verdad? Pero hay muchas personas que se levantan buscando trabajo rogándole a Dios no encontrar. Por eso la actitud es muy importante si buscas trabajo.

Nadie quiere estar cerca de alguien con una mala actitud, y mucho menos contratarlo como parte de su personal. Aunque no lo creas, vale más tener una mentalidad positiva en cuanto a tu percepción general de la vida que toda la experiencia o estudios del mundo, al final, todo se aprende, pero si no tienes una buena actitud desde el principio, nada garantiza que la vas a “desarrollar” en el camino.

Humildad

El orgullo viene antes de la caída dice un refrán, y el orgullo no funciona bien cuando se trata de trabajar con personas, y aunque es importante que tengas confianza en ti mismo, me refiero a ese orgullo que no te deja aceptar que eres un humano como cualquier otro, con fallas y aciertos, con virtudes y defectos.

El orgullo no es algo que las empresas estén buscando.

Un espíritu enseñable

¿Que? A nadie le gusta un “sabelo todo“, sobre todo cuando se trata de contratar a alguien para que trabaje en su empresa.

No se trata de que pretendas ser un ignorante, por favor demuestra que tienes conocimientos sólidos que te harán un buen empleado, pero junto con la humildad, un espíritu enseñable quiere decir que desde el momento que entras a la entrevista demuestras que valoras lo que te dicen, que tienes una mentalidad abierta con respecto a temas que no son de tu completo entendimiento, no finjas saberlo todo, se honesto y reconoce que aunque no conozcas algo, estás dispuesto a aprender y a dejarte enseñar.

Mira cada situación como una oportunidad de aprendizaje.

Una ética de trabajo fuerte

Con una ética de trabajo débil no vas a impresionar a nadie, y mucho menos en un lugar adonde te gustaría trabajar.

Cuando alguien contrata a una persona para trabajar en su empresa lo último que quiere es a un haragán o alguien que todo el tiempo busca la manera para no llegar al trabajo, llegar tarde o no cumplir con las tareas asignadas en el tiempo que se le pide.

Comienza llegando a tiempo a la entrevista de trabajo, asegurándote que conoces la empresa, es decir, lo que hace, su historia y cosas que sean relevantes, todo esto antes de llegar a la entrevista, de esa manera demostrarás que eres capaz, que tienes iniciativa y que definitivamente tu ética de trabajo es fuerte aún desde antes de siquiera trabajar ahí.

Mentalidad de trabajador en equipo

Una frase popular dice: “Si quieres llegar más rápido ve solo, si quieres llegar más lejos ve acompañado“. Un llanero solitario realmente no es la idea en mente cuando se trata de contratar a alguien.

Cuando le haces saber a la gente que puedes ser un buen jugador del equipo, indirectamente les estás diciendo: “Yo no sólo me preocupo por mí mismo.” Esto demuestra que puedes poner a los demás antes de ti, y también que estás velando por los intereses de tu lugar de trabajo, y no sólo por los tuyos.

Pasión

Si no estás apasionado por la posición que estás solicitando, entonces ¿Para que aplicas en primer lugar?

Asegúrate de que para lo que sea que estés solicitando, sea algo que te apasiona hacer. No defraudes a tu futuro lugar de trabajo al engañarlos haciéndoles creer que te interesa su visión.  La honestidad es clave, si no te interesa la posición, dilo de inmediato.

Una buena presentación y un currículo bien estructurado es bueno si buscas trabajo, pero estas cualidades van más allá de lo que un papel puede mostrar o de lo que un costoso traje pueda hacerte parecer.

Así que si buscas trabajo, asegúrate que tienes una buena actitud, humildad, un espíritu enseñable, una ética de trabajo fuerte, eres trabajado en equipo y que tienes pasión por lo que planeas hacer adonde sea que termines trabajando.

¿Que otras cualidades crees que deberíamos tener a la hora de buscar trabajo? Déjame un comentario!