Odiar los lunes o no odiarlos, esa es la cuestión. Yo también solía detestarlos, regresar de un fin de semana de descanso, o a lo mejor más cansado, y tener que levantarme temprano para ir a trabajar, solo pensar en irme en el bus (colectivo) ya era la principal razón para detestar este día.

Sentía que los fines de semana duraban muy poco, y para ser honesto, casi siempre el trabajo era solo para pagar las deudas de la casa, pero un día me di cuenta de algo, ya no quería vivir así. La vida ya es suficientemente corta y yo estaba cansado de sentir ese “lunes a viernes” o “lunes a sábado” intercambiando mis horas por un poco de dinero para construir los sueños de alguien más. Algo tenía que cambiar para ya no odiar los lunes nunca más.

¿Cómo dejar de odiar los lunes?


No dejes que las decisiones pobres de otras personas afecten las tuyas

Muchas personas dejan que aquellos con los que conviven en el trabajo los influencien en sus decisiones, y no digo que este mal ser de influencia a otros, el problema es que no siempre esta es positiva.

Si nunca te detienes a pensar como hacer las cosas de manera diferente, pronto te darás cuenta que realmente no vives tu vida.

Todos van al trabajo por alguien más, todo el mundo parecer odiar los lunes, todos van y consiguen un trabajo que detestan, se endeudan porque creen que así es la única manera de lograr comprar algo, mientras tanto sus vidas se vuelven miserables.

¿No estás cansado de eso y de odiar los lunes? La buena noticia es que la vida no tiene que ser así, no hay porque dejar que las decisiones de otros afecten las nuestras, procura construir tu vida en base a tus intereses, lo que quieres lograr, ten un trabajo no solo por pagar deudas sino con el que te sientas identificado, vive por una causa y no solo para pagar o para el dinero. Construye tu propia vida.

Tampoco dejes que el miedo decida por ti

Los medios constantemente nos están diciendo que debemos vivir y trabajar para otros, de lo contrario podemos terminar en la calle..

Es cierto que algunas conductas harán que termines en la calle, yo conocí a una persona que trabajábamos juntos en un lugar, eramos “amigos de trabajo”, aunque el tenía aspiraciones diferentes a las mías. Pronto esta persona con el afán de vivir por algo más se comenzó a relacionar con personas que lo influenciaron a estar en drogas y cosas por el estilo… al cabo de unos años, lo vi literalmente en la calle, había perdido una enorme cantidad de peso y parecía que no se había bañado en un buen rato, no está demás decir que un “amigo” que andaba con el quiso quitarme dinero hasta que el me reconoció y solo avergonzado me miró a los ojos y me pidió dinero, yo no andaba mucho y pero le di.

El miedo es bueno, te mantiene alerta, vivo, pensante, te permite tomar acción para evitar que cosas como las que le pasaron a mi amigo sucede, si y solo si, no dejas que el miedo decida por ti. Esto quiere decir que, aunque debes ser cauteloso con lo que hagas, no dejes que el miedo te detenga.

¿Porqué odiar los lunes es lo más común entre las personas? Porque el miedo de esa “inseguridad” de lo seguro no los deja avanzar, mientras sigas con miedos a emprender, a aventurarte por algo nuevo, tus semanas seguirán siendo monótonas y siempre serás de los que odian los lunes.

Aprende a vivir con menos

¿Trabajas para vivir o vives para trabajar? Una de las razones por las que nos estresan los lunes, es porque creemos que “ese trabajo” es necesario para llevar nuestro estilo de vida, pero lo que no nos damos cuenta es que realmente el trabajo se ha convertido en nuestra vida y las deudas dictan nuestra paz.

¿Qué te parecería vivir sin deudas? — Ah! Si claro — Muchas personas tienen deudas hoy en día porque están convencidas que necesitan cosas que realmente no. Aun en las cosas pequeñas, por ejemplo, realmente necesitas comprar ese café en un lugar caro solo por la marca, o tener televisión por cable cuando a lo mejor ni siquiera veas TV durante el día?

Aprende a pagar por experiencias no por cosas, es decir, no es lo mismo que gastes comprándote el mejor equipo de sonido, un televisor 3D, o un carro nuevo de agencia, a que puedas ahorrar para poder viajar a un lugar adonde siempre has querido, sobre todo, sin meterte en deudas.

Si se puede vivir con menos, no necesitas ir todos los días a ese restaurante caro, o ir siempre al cine y comprar todo lo que te quieran vender, comienza a planear en tu futuro, ahorra y haz un presupuesto mensual para cubrir tus gastos básicos y ahorrar todo lo que no necesites para ese mes.

Comienza a construir tu negocio mientras trabajas

Los lunes se vuelven mejor cuando trabajas por tu causa, por una que amas y con la que te has comprometido.

No te digo que dejes de trabajar de una vez, pero mientras estas trabajando para alguien más, comienza a construir tu sueño, poco a poco hasta que un día puedas presentar tu carta de renuncia sin miedo a quedarte pobre.

Yo trabajo por mi cuenta, y claro que me he visto tentado a volver a trabajar para alguien más, sobre todo cuando el dinero ha faltado, y aunque ese sueldo fijo mensual me fue quitado de inmediato, realmente ya estaba construyendo mi sueño, claro, sigo luchando con muchas cosas, todavía hay detalles que poco a poco voy moldeando, pero ahora los lunes ya no son ese tedioso día en el que tengo que trabajar.

Ya no tienes que odiar los lunes, pero si debes cambiar tu forma de pensar. Luego, debes esforzarte por construir la vida que anhelas y que amarás.

¿Qué crees que nos hace odiar los lunes?¿Cómo dejamos de hacerlo? Déjame un comentario.

Si te gustó este artículo dale like a El Diario Positivo en facebook y sígueme en twitter.