Antes de comenzar, he de aclarar que no soy un experto en matrimonios ni nada por el estilo, solo puedo hablar de mi experiencia, específicamente desde mi punto de como hombre, pero estoy seguro que algunos de estos puntos pueden aplicarse a ti y a tu matrimonio independientemente si eres hombre o mujer.

Llevo casado más de 5 años, y durante este tiempo he aprendido muchas cosas, estamos lejos de ser perfectos como pareja, pero si puedo decir que cada día es una experiencia de aprendizaje nueva tanto en el matrimonio,  con mi esposa y en nuestra relación y sobre todo en la vida como casados.

Una verdad es que la vida te cambia, por completo.

Cómo hacer que dure el matrimonio

Tres cosas que he aprendido del matrimonio


 No lo sé todo

Si, impactante verdad. Por mucho que quiera creer que puedo conquistar todas las cosas por mi cuenta, ese realmente no es el caso, para nada. Seamos honestos … puede que me guste pensar que soy muy inteligente, pero la realidad es que no lo sé todo.

De hecho, nadie lo sabe todo. Mi esposa es increíble, tiene un sentido agudizado para saber lo que está bien o está mal, y definitivamente tiene un sentido de responsabilidad, en cuanto al manejo de la casa, más grande que yo. Ella le da una nueva perspectiva a las cosas, y una que es diferente de la forma en que he vivido. ¿Por qué? Porque ella es una persona diferente a mí.

No me quejo, me alegro, me pone contento el hecho que estoy casado con alguien que es mucho más inteligente que yo, eso me ayuda a dejar a un lado el orgullo y aceptar el hecho que NO lo se todo.

La verdad es que: Al entrar en cualquier relación, a veces hay que aprender a dejar a un lado las preferencias personales y entrar en un estado de pensamiento mutuo, especialmente cuando se trata de tomar decisiones. Un matrimonio no puede durar con tan solo un corazón/cerebro.

Ya no se trata de mí

Estar soltero te da la libertad de hacer un montón de cosas que son de tu “tipo”. Bueno, cuando te casas todo empieza a cambiar de la noche a la mañana. Ya no puedes tan sólo ir a donde a “ti” se te de la gana, compra lo que “tu” quieras, o hacer lo que “tu” quieras.

Tienes que darte cuenta que ahora tus decisiones afectan a más que solo a ti, y para que cualquier matrimonio funcione, tienes que ser capaz de estar juntos como un equipo cuando van a decidir algo porque esto afecta a ambos.

¿No me crees? Trata de gastarte unos $500.00 sin decirle nada a tu esposa o esposo y me cuentas que tal te fue (no lo hagas por favor). Mi punto es: la vida ya no se trata de solo de “ti”, nunca más. En el segundo que dijiste “sí, quiero” ese fue el segundo en el que aceptaste la responsabilidad de que otra vida entrara en la tuya.

Amor y Respeto son la clave

Además de estar fundamentado en Dios, creo que el amor y el respeto son dos valores claves y fundamentales para cualquier matrimonio que quiera durar más allá de la luna de miel.

Mientras que los hombres buscamos ser respetados, una mujer busca ser amada y apreciada. La idea NO es que impongas tus necesidades mientras que el otro solo corre con la carga, se trata de mantener un dialogo abierto para discutir cuales son sus sentimientos en términos del AMOR y RESPETO que se tienen el uno al otro y que el “tanque” se mantenga lleno.

La comunicación es clave, nadie lee la mente de otro. Se que a los hombres nos cuesta hablar y las mujeres a veces hablan más de lo que nos gusta, pero mientras no haya una comunicación clara y efectiva, los problemas puede que aprovechen la ocasión para escabullirse por ahí y generar conflictos que no vale la pena tener.

En ocasiones te convendrá ceder para evitar entrar en discusiones innecesarias. Como dijo alguien por ahí, “Elige tus batallas, veces es mejor tener paz que tener la razón.”

¿Que dicen las escrituras?

  • Efesios 5:22: Para las esposas, esto significa que deben amar y respetar a su esposo así como lo deben hacer con Cristo, esto implica sujetar/rendir su vida por amor a su esposo.
  • Efesios 5:25: Para los esposos, esto significa que deben amar y respetar a su esposa así como Cristo nos ama como iglesia, al grado que deben estar dispuestos a dar (rendir) su vida por ella.

No soy un experto en matrimonios ni pretendo serlo, pero en estos 5 años que llevamos casados con mi esposa, con todo y los altibajos que tengamos, he aprendido que la vida juntos se disfruta mejor cuando acepto que NO lo se todo, que ya no se trata de mi y que si hay amor y respeto fundamentado en Dios, todo lo demás es secundario.

Espero mis palabras sirvan de aliento y motivación para aquellos que están luchando con un matrimonio frágil e igual para quienes desean fortalecerse como pareja aún más.

El esposo debe amar a su esposa, así como ama a su propio cuerpo. El hombre que ama a su esposa se ama a sí mismo. Porque nadie desprecia su propio cuerpo. Al contrario, lo alimenta y lo cuida, del mismo modo que Cristo cuida a la iglesia.

¿Que otros consejos para hacer que dure el matrimonio tienes? Dímelo en los comentarios y compártelo con tus amigos en facebook, twitter y en todos lados!