Hace algunos años conocí a una persona que luchaba mucho con algo que todos conocemos, la culpa. Cada vez que hablábamos de algo que iba más allá de la conversación casual, y cuando yo le hablaba del amor de Dios hacia nosotros, esta persona siempre me hacía la misma pregunta: ¿Puede Dios perdonar a alguien que haya hecho X cosa? Por supuesto mi primera reacción era decirle claro que si, pero a medida conversábamos notaba que esa respuesta no le satisfacía ni parecía hacer eco en su vida.

Así como esta persona, muchos de nosotros alguna vez hemos podido pensar, ¿Realmente Dios perdona cosas que para nosotros son imperdonables? La lucha que muchos cristianos hemos tenido durante un largo tiempo es que creemos en el amor y perdón de Dios, pero parece que nunca terminamos de perdonarnos a nosotros mismos.

Si has cometido algunos grandes errores en tu vida, te tengo buenas noticias – No dejes de leer.

¿De verdad Dios perdona mi pasado?


Puede que de vez en cuando te encuentres un poco mal porque de repente se te vinieron a la mente cosas que hiciste o dijiste en el pasado. Es difícil, especialmente cuando esas cosas tienen que ver con herir o defraudar a otras personas.

Pero no importa cuán mala pudo haber sido la situación, no importa cuánto dolor o la angustia que pudiste haber causado, no importa la cantidad de pecados en la que te hayas envuelto, el amor de Dios y el sacrificio de Jesús cubre todo.

Se dice fácil verdad.

De verdad TODO está “en el pasado”

Si te has arrepentido de tus pecados y sigues a Jesús, entonces has sido perdonado aún por lo que haya pasado hace días, meses o años atrás, estás seguro en el amor de Dios.

En Romanos 8:1-2 encontramos una hermosa promesa que Dios nos da a través del apóstol Pablo. A veces los seres humanos quisiéramos “ganarnos” nuestro bienestar y calmar nuestra conciencia sabiendo que fuimos nosotros los que logramos o alcanzamos el bien para nosotros mismos, pero no es así, es aún mejor: Efesios 2:8-9

Entonces, si he sido perdonado,

¿Porqué me sigo sintiendo culpable? ¿Porqué las cosas no se “arreglaron” aunque confío en Dios?

Voy a ser claro y directo en esto, el pecado tiene consecuencias, incluso cuando estás perdonado.

A veces los pecados del pasado tienen consecuencias que afectan a nuestro presente e incluso nuestro futuro en la tierra y tenemos que lidiar con eso –  no afectan nuestra salvación pero sí afectará nuestras vidas en alguna manera. Por ejemplo, alguien puede emborracharse, luego manejar y provocar un accidente que lo deja con una discapacidad – una acción que resulta en consecuencia que le va a afectar a pesar de que se haya arrepentido de lo que hizo muchas veces.

Cómo le hagas frente a tus propios pecados pasados dependerá de la gravedad y de lo qué se trate. Si un incidente implicó herir o decepcionar a alguien, entonces es posible que tengas que confesarlo a esa persona, pedirle perdón y tratar de hacer las paces. Cómo respondan a esto dependerá de ellos. Tal vez no te quieran perdonar, pero eso es algo que no puedes controlar, todo lo que puedes hacer es confesar lo que hiciste y pedirles que te perdonen. Si has hecho algo en contra de la ley, tal vez tengas que confesar algo a la policía y enfrentar las consecuencias.

¿Quién podrá separarnos del amor de Jesucristo? Nada ni nadie. Ni los problemas, ni los sufrimientos, ni las dificultades. Tampoco podrán hacerlo el hambre ni el frío, ni los peligros ni la muerte.

Perdón y restauración

Brevemente quiero tocar este punto, muchas veces de verdad estamos arrepentidos de lo que hicimos, y pedimos perdón no solo a Dios sino a quien hemos ofendido, pero, que hay con la restauración?

¿Que significa esto?

El pasado no se puede borrar, lo que se hizo ya no se puede deshacer, por ejemplo, si robaste algo, es probable que no solo tengas que pedirle perdón a quien hayas robado, también deberías devolver lo que robaste. Lucas 19:8.

No todo puede devolverse, pero tus acciones para con quien has ofendido pueden hacer una gran diferencia, aún si ellos no quieren perdonarte.

Si estás en una situación en la que tengas que lidiar con las consecuencias de pecados pasados, ora, pídele dirección a Dios, pide sabiduría y fuerza, y sobre todo, pide que te de paz, ten confianza, Dios ya te ha perdonado y ahora las cosas son nuevas.

Así que, ¿De verdad Dios perdona mi pasado? – Si. No lo dudes, Dios te ha amado tanto que envió a Jesús para que el precio de nuestros pecados fueran depositados en su sacrificio perfecto, lo único que tienes que hacer es reconocer que has hecho mal, arrepentirte y aceptar el perdón que Dios te ofrece. De verdad Dios perdona tu pasado!

Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida ni la muerte, ni los ángeles ni los espíritus, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes del cielo ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios.
¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!

Si has estado luchando por encontrar paz en tu corazón, ora a Dios, y si necesitas un consejo, o conocer más acerca de Dios, Jesús y de su amor por ti, no dudes en contactarme o acercarte a una persona en quien confíes y que esta sea seguidora de Dios.