La depresión parece ser que es el tema del día en estos últimos años, es como si una epidemia de personas contagiadas con este enfermedad se hubiera desatado, pero la verdad es que entre tanta neblina a veces no vemos que hay algo más, más fuerte, más disfrutable, más contagioso… el buen humor.

Hoy te traigo una buena noticia:

El buen humor es contagioso, la depresión no


Todas las personas somos influencia para alguien, aún si sentimos que somos nosotros los influenciados o sin darnos cuenta, un estudio reciente por investigadores de la universidad de Warwick en Inglaterra determinó que tener varios amigos lo suficientemente sanos psíquicamente podría evitar que los jóvenes caigan en una depresión, cuyo riesgo se reduce en un entorno de ese tipo, ¿Qué significa esto? Básicamente nos están diciendo que científicamente se puede decir que si te juntas con personas positivas, tu actitud también lo será.

El estudio dirigido por el matemático Edward Hill también revela que las personas que ya están afectadas por la depresión pueden recuperarse mejor si se rodean de amigos sanos.

Esto me hace recordar lo que el rey Salomón escribió en uno de sus dichos en Proverbios 27:17:

En todo el mundo, más de 350 millones de personas sufren de depresión, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por lo general, esta enfermedad está vinculada a un estigma social, es por eso que la iglesia debe abordar la depresión y la ansiedad sin pensarlo dos veces, porque si bien es cierto que la depresión es una enfermedad mental, también es una batalla espiritual y necesitamos guerreros que nos apoyen a llevar estas cargas y principalmente a quedar libres de ellas.

Este mismo estudio no solo reveló que el buen humor es contagioso y que entre más amigos positivos tengas mejor te sentirás, sino que también mostró que, contrario al buen humor, la depresión no suele ser tan contagiosa como su contraparte, eso si te rodeas de personas psiquicamente sanas.

El resultado exacto de la investigación es que quien tenga al menos cinco amigos sanos tiene el doble de posibilidades que alguien que no los tenga de evitar una depresión en los próximos seis a 12 meses. Y la frecuencia de la recuperación de los jóvenes depresivos se multiplica por dos cuando tienen diez en lugar de tres amigos sanos.

¿Que podemos hacer?

Si te sientes deprimido, triste, sin ánimos, sin esperanza o como si fueras inútil, déjame decirte que hay esperanza, rodeate de amigos sanos, de personas que tienen una mentalidad positiva en lugar de una negativa, si tu circulo de amigos incluyen personas que no aportan un buen humor a tu vida, es hora que comiences a buscar personas que si lo hagan. Sé que no es fácil dejar a los amigos, pero es mejor soportar el dolor temporal de perder a un amigo negativo que llevar una vida en miseria, al final, cuando hayas restaurado tu vida, tu mismo puedes ser de influencia para esos amigos, y para muchas personas más.

Iglesia: Necesitamos que se comience a tomar en serio la vida de los jóvenes, no solo para agregar “números” a la congregación, sino para crear espacios sanos adonde los chicos y chicas puedan estar seguros y libres de todo el negativismo que vemos en este mundo.

Es tu turno: Hemos sido llamados a ser luz a este mundo, mantener un buen humor siempre no es una tarea fácil, todos tenemos problemas, pero Jesús nos dijo que nos tengamos miedo ni nos aflijamos, que El ya ha vencido por nosotros y por medio de El hemos sido hechos más que vencedores.

Así que a ser luz y brillar como el Neón que es más intenso adonde hay más oscuridad.

Y si tu sufres por la depresión o ansiedad, déjame decirte que hay esperanza, que hay salida, que aunque todo el mundo hable de la depresión en estos días, hay una manera de vencer toda enfermedad y es a través de permitir que Jesús sane y restaure tu corazón, El puede y quiere hacerlo. Habla con Dios hoy.

Todos podemos brillar y darle color a la vida de los demás, el buen humor es contagioso, la depresión no, juntos podemos vencer.