Alguna vez escuché esta frase: “Ser bueno te impide ser excelente.”

Al principio no la entendí muy bien, pero ahora creo que sé a que se refiere y deseo compartirlo contigo.

Todas las personas tienen llamados específicos para ser exitosos, a lo mejor en el deporte, los negocios o en alguna profesión.

Éxito no es igual a tener dinero o tener todo lo que quieras.

Es más bien esa sensación de satisfacción al saber que lo que haces o hiciste, aun no teniendo el resultado deseado, te ha ayudado a crecer y mejorar como ser humano.

Entonces, ¿estás teniendo éxito ahora?

Si tu respuesta es afirmativa que bueno, pero si aun sientes como si pudieras lograr más, alcanzar nuevas metas o a lo mejor estás muy cómodo haciendo lo que haces, este artículo es para ti.

La comodidad es la madre de la mediocridad, y ninguno de nosotros hemos sido llamados a ser mediocres, también entiendo que es muy difícil salir de nuestra zona de confort.

¿Sabías que cuando más estresados estamos—por hacer algo diferente a lo habitual—es cuando mejor nos desempeñamos?

6 Hábitos incómodos que te harán más exitoso

Nuestro cerebro está programado de tal manera que es difícil tomar acción mientras no nos enfrentemos a situaciones que están fuera de nuestro control o que nos retan más allá de lo que creemos ser capaces.

Salir de tu zona de comodidad te hace mejor, no tiene que ser algo extremo como escalar montañas o tirarte en paracaídas, se tratan de los retos cotidianos que te llevan al límite de tus capacidades actuales, sal de esa zona y comienza a ser mejor.

Levántate temprano

A menos que seas un madrugador, levantarse más temprano de lo usual sin duda es uno de esos hábitos incómodos que te sacarán de tu zona de comodidad.

Levantarse temprano no solo es un buen hábito, sino que también te ayudará a prepararte mejor para el día, a organizar tus ideas, meditar, hacer un poco de ejercicio y quizá hasta llegar temprano al trabajo y evitar el molesto tráfico de las mañanas.

Hace un tiempo compartí un artículo, originalmente publicado por Dale Partridge, para aprender a ser un madrugador y amarlo, puede serte de utilidad.

Enfócate en una cosa a la vez

Hay un refrán por ahí que dice que no debes poner todos tus huevos en un solo canasto, tiene algo de lógica, pero el detalle es que también, quien no arriesga, no gana.

La incertidumbre de enfocarse en una sola cosa a la vez es un gran riesgo, que tal si fracasas?! Por eso es que este es uno de esos hábitos incómodos que no a muchos nos gusta. Por otro lado su contraparte el “multitasking” es un enemigo de la productividad.

Estudios recientes han determinado que las personas que están constantemente bombardeadas de información y que realizan varias tareas a la vez, no pueden poner total atención.

También son más propensos a cambiar de trabajo más seguido y generalmente no completan las tareas con la misma calidad como si se enfocarán en una sola cosa a la vez.

¿Te ha pasado esto? A mi si, por eso trato de enfocarme en una sola cosa a la vez, aunque me sea muy difícil a veces.

Logra una meta “imposible”

Pocas cosas se comparan a la satisfacción de lograr algo que creías que no podrías hacer.

Estos logros están fuera de tu zona de comodidad, y es uno de los hábitos incómodos que te hará cuestionarte si en realidad vale la pena hacer algo o no.

Te costará mucho, a lo mejor sea difícil, pero cuando lo hayas logrado, verás que si valió la pena y tendrás la satisfacción de haber logrado más de lo que incluso tu mismo esperabas de ti.

Practica hablar en público

¿Eres de los que preferían presentar al equipo cuando tenías que exponer en la escuela? Prefieres solo sentarte y escuchar y, aunque tienes algo que decir, prefieres no hacerlo por no tener que hablar en público?

Si es así, entonces este es uno de esos hábitos incómodos que no solo te sacarán de la comidad sino que te darán mucha más confianza para ser más exitoso de lo que crees.

Ya sea que tengas que hablarle a 5 personas en una mesa o a 5 mil en un auditorio, tratar de ser mejor al hablar en público sin duda será una bendición enorme para tu carrera.

Es un reto. Pero lo vale.

Sé voluntario

Esto era algo que seguramente no esperabas encontrar aquí.

La idea de ser más exitoso para muchas personas es siempre ser bien remunerados por todo lo que hagan, bueno, no necesariamente remuneración es igual a dinero.

Amo hacer servicio voluntario, he sido voluntario desde mi adolescencia, desde dar clases de alfabetización, enseñar música, ayudar a vecinos, hasta dirigir equipos, recoger basura, reciclar, dar comida a indigentes y cosas así.

Es más, en 2007 gané el premio presidencial en la casa blanca por servicio voluntario otorgado por, en ese entonces, George W. Blush. 🙂 Una buena experiencia.

Entiendo que todos tenemos las mismas 24 horas y que no podemos darnos el lujo de “desperdiciar” ninguna de ellas.

Pero si pasas 3 o más horas viendo televisión o haciendo otras cosas, y aun así no podrías apartar una hora para ayudar a otros desinteresadamente?

Al ser voluntario puedes expandir no solo tu conciencia de la realidad sino también que conocerás nuevas personas con intereses similares a los tuyos, a lo mejor un nuevo contacto para un negocio, un empleo, un amigo, y hasta el amor de tu vida.

Las posibilidades son infinitas aquí.

Habla con alguien que no conoces

Esto definitivamente si puede ser uno de los hábitos incómodos que más puede costar.

A menos que seas un político o un gran extrovertido, hablar con gente con la que nunca has hablado o que no conoces si que es raro.

Hazlo de todas maneras. La interacción social, aun cuando no lo quieras, te ayudará a tener más confianza en ti mismo, expandirá tu red de contactos y puede ser divertido exponerse a nuevas ideas.

No importa si eres introvertido o extrovertido, hablar con personas que no conocemos es vital, sobre todo si queremos cumplir la gran comisión.

En conclusión,

Quedarte en tu zona de comodidad solo traerá estancamiento, decepción y fracaso a tu vida.

Nada bueno se ha logrado al quedarte estancado adonde mejor te guste.

Toma riesgos, levántate temprano y sal al mundo a conquistar nuevas metas.

Logra aquello que era imposible, conoce nuevas personas, no temas hablar en público y se voluntario para cambiar la vida de alguien, especialmente la tuya.

¿Qué otros hábitos incómodos conoces que nos podrían ayudar a ser más exitosos? Déjame un comentario y si te gusto el artículo no dejes de compartirlo con tus amigos.

Algunas ideas fueron adaptados de Entrepreneur