La oración es un arma poderosa… eso decía una frase de la película “Cuarto de Guerra” (War Room) que desde hace unas semanas se presenta en los cines, hace unos días tuve la oportunidad de verla y creo que algo que puedo tomar de ella es que es muy buena para animar a los creyentes a no desistir en la oración, la oración debería siempre ser nuestra primera arma para la guerra espiritual que libramos.

Por eso hoy quiero compartir contigo un acróstico de lo que “ORACIÓN” significa para mi.

¿Que es la ORACIÓN y porqué debo hacerlo todos los días?


La oración es hablar con Dios

Dejando a un lado lo obvio, Orar es hablar, orientado a la fe, La oración es hablar con Dios. Y como en toda conversación, la oración no debe ser un monólogo, es decir, no se trata de solo que vos vas a hablar todo el tiempo, debes también darle lugar a Dios para que te hable, tan solo escucha.

Entonces, ¿Qué es la oración?

O = Orientar

La oración nos ayuda a orientarnos, cuando oramos podemos expresar nuestros deseos y anhelos a Dios, lo que nos preocupa o las necesidades que tenemos, y como dije antes, al permitirle a Dios que nos hable y guíe, El nos orientará para tomar las mejores decisiones y dará respuesta a nuestras peticiones.

R = Reafirmar / Reforzar

Cada vez que acudimos a la oración y a leer la palabra de Dios podemos reafirmar quienes somos en El, cuál es nuestra identidad celestial y también podemos descansar en Sus promesas para nosotros. La oración siempre será un canal para que nuestra fe sea reafirmada.

También puedo decir que la oración es una manera de reforzarnos, es decir, agarrar fuerzas cuando estamos débiles.

A = Accionar

A veces, además de orar necesitamos también accionar. Por ejemplo, no podemos esperar que con una oración salgamos bien en un examen en nuestros estudios, necesitamos prepararnos, o quedarnos sentados sin hacer más que solo orar si queremos un trabajo pero nunca enviamos nuestros curriculum. Por eso la oración también es acción.

Ora siempre, pero también actúa en fe. Porque hasta Jesús ordenó a sus discípulos (Pedro) accionar para poder suplir una necesidad y ser testigos de un milagro. Mateo 17:27

C = Creer

Junto con accionar, orar también es creer, porque no sirve de nada orar solo por hacerlo, debemos tener fe, es decir, creer. Hebreos 11:6

No siempre es fácil tener fe, sobre todo cuando enfrentamos una situación difícil, pero puedo decirte que Dios siempre nos da una respuesta, aun cuando a veces sea no, El es soberano, nosotros debemos creer.

I = Indicar

En la oración también encontramos indicaciones para nuestra vida, Dios siempre nos guiará para nuestra beneficio, podemos confiar que aun cuando no siempre esas indicaciones sean muy lógicas para nosotros, El tiene solo pensamientos de bien para nosotros.

O = Obedecer

Ya crees, ya tienes una respuesta, ya conoces las indicaciones, ahora te toca obedecer. La oración también nos llevará a tener una vida de obediencia a Dios, al final esto es lo que a El le agrada.

La oración acompañada con la obediencia traerá bendición a tu vida siempre.

N = Necesidad

La oración es una necesidad. Si dices ser creyente de Dios, entonces comprendes que la oración es tan vital como el aire y agua para la vida, un cristiano que no ora es como una persona que no respira, simplemente muere.

Lee la palabra de Dios y ora siempre y verás como tu vida cambia radicalmente.

La oración es un arma muy poderosa, no un arma física sino espiritual, así como nuestra batalla. Yo te invito a que si no lo haces, comiences a orar, es muy sencillo, no necesitas ningún ritual o un lugar “mágico” para orar, tan solo se trata de hablar con Dios, en tus propias palabras.

¿Qué te parece este acróstico? ¿Qué otras palabras podríamos agregarle? Déjame un comentario.