¿Quieres dejar de preocuparte por lo que vas a comer, vestir o adonde vas a vivir? En la escuela no nos enseñan lecciones financieras que de verdad nos ayuden, por eso hoy quiero compartir contigo algunos consejos del hombre, que según la Biblia, ha sido el más sabio y rico del mundo. Si hablo del rey Salomón. 1 Reyes 4: 20-34

Según la gente de Constative, la riqueza neta del rey Salomón era de más de $2 trillones. Yo creo que eso lo califica para darnos algunos consejos y lecciones financieras. Así que presta atención a estos puntos del hombre más sabio y rico del mundo.

4 Lecciones financieras del hombre más rico de la historia


Lección #1: Diversifica tus inversiones y comparte

“Comparte lo que tienes entre siete, y aun entre ocho…” — Eclesiastés 11:2

Una de las lecciones financieras muy conocida es una de las que dice que no pongas todos tus huevos en una sola canasta, refiriéndose al hecho que no inviertas todo lo que tienes en un solo negocio. Es interesante como el rey Salomón nos dice que compartamos o dividamos lo que tenemos entre siete y aun entre ocho, de esto puedo aprender dos cosas:

  1. Diversifica tus inversiones, y
  2. Limita el número de inversiones para evitar tener miles de negocios que valgan casi nada

En otras versiones bíblicas también se refiere en este pasaje a “compartir” con amigos lo que tienes, en parte podríamos tomarlo como ser bendición a otros, pero también podríamos decir que es bueno tener personas idóneas que nos ayuden a administrar esas inversiones. De igual manera, creo que estas lecciones financieras valen la pena seguirlas.

Lección #2: Nunca hay un tiempo perfecto

“Quien vigila al viento, no siembra; quien contempla las nubes, no cosecha.” — Eclesiastes 11:4

¿Cuando es el momento perfecto para que inviertas o comiences a manejar mejor tus finanzas? Siempre y nunca. ¡¿Qué?!

Esta es una de esas lecciones financieras que te dicen que si esperas a que todo sea “perfecto” ahí te quedarás esperando.

Creo que una de las razones por las que algunos esperamos ese tiempo adecuado para hacer algo es porque estamos tratando de esperar a que no haya riesgo. Es algo en nuestra naturaleza humana, queremos eliminar cualquier riesgo de que algo malo pase.

Pero, sin importar todo lo que hagamos, NUNCA vamos a eliminar el riesgo. Siempre que nos aventuremos a algo habrá cierto riesgo, pero esa no es una excusa para no tomar acción.

No temas a los riesgos, el tiempo perfecto es ahora, aun si nada parece ser perfecto, pero si no lo haces hoy, posiblemente nunca lo harás.

Lección #3: Trabaja con inteligencia, no más difícil

“Si el hacha pierde su filo, y no se vuelve a afilar, hay que golpear con más fuerza…” — Eclesiastes 10:10

En su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, Stephen Covey llama a este principio “Afilar la sierra“.

A veces lo más efectivo que podemos hacer es descansar, aunque puede parecer contra-producente, en realidad no lo es. Descansar nos permite que podemos producir más en las horas que se necesitan.

Las personas que comprenden esto logran entender que 6 horas de trabajo con descanso, son más productivas que 10 sin descansar.

Esta es una de las lecciones financieras que nadie te dice y que a veces toca aprenderlas a la mala, y desarrollar buenos hábitos a veces cuesta, pero vale la pena.

También de esto podemos aprender que debemos constantemente renovar nuestros conocimientos, no basta con poner en práctica lo que hacemos sino que cada día debemos aprender nuevas maneras de hacer lo mismo pero mejor y más efectivo.

Descansa y aprende constantemente, muy útil a la hora de administrar tus finanzas, creo que son buenas lecciones financieras, especialmente la de descansar.

Lección #4: El dinero no satisface

“Quien ama el dinero, de dinero no se sacia…” Eclesiastes 5:10

El amor al dinero es algo peligroso. Muchas personas pueden pasar su vida persiguiendo más y más dinero pensando que eso les traerá satisfacción, solo para darse cuenta que de hecho nunca alcanzarían tal satisfacción a través del dinero.

No busques el dinero pensando que con eso tendrás satisfacción, antes bien usa el dinero como una herramienta de bendición para otros, y antes de buscar el dinero, busca a Dios, El si te puede dar satisfacción plena y bendición para tu vida.

Así que ya lo sabes, ¿Quieres dejar de preocuparte por lo que vas a comer, vestir o adonde vas a vivir? Aprende de estas lecciones financieras del hombre más sabio y rico del mundo, no siempre es fácil administrar nuestras finanzas, pero siempre es bueno que aprendamos y tengamos un deseo constante por mejorar.

¿Qué otros consejos o lecciones financieras crees que podríamos aprender del rey Salomón? Estoy seguro que conoces algunas, dímelas en los comentarios.

Adaptado de Seed Time —Christian Personal Finance