¿Cual es la diferencia entre la gente feliz y la gente que no lo es? Además de lo obvio, ¿habrá algo que las personas que son felices con su vida hacen diferente a quienes no lo están?

Piensa por un momento en los siguientes escenarios:

  1. Planchar una camisa y pensar en planchar la camisa.
  2. Planchar una camisa y pensar en una salida en un día soleado
  3. Visitar un museo y pararte frente a una obra de arte y dejarte atrapar por su belleza.
  4. Visitar un museo y pararte frente a una obra de arte y ponerte a pensar en que vas a cenar o a que restaurante vas a ir.

¿Que separa a la gente feliz de la infeliz?

Este es el hábito que hace la diferencia

De los cuatro escenarios que vimos arriba, ¿cual o cuales crees que te pueden hacer feliz?

Te sorprenderá saber que estudios recientes respaldan los escenarios uno y tres.

¿Pero que tiene de divertido planchar una camisa y pensar en planchar la camisa?

Los psicólogos de la Universidad de Harvard, Matthew Killingsworth y Daniel Gilbert, han descubierto evidencia convincente de que una mente que se divaga es una mente infeliz. Somos más felices cuando nuestros pensamientos y acciones están alineadas, aun si esto implica alinearse o estar en sintonía para planchar una camisa.

¿Que significa esto entonces?

Esto nos dice claramente que el hábito que separa a la gente feliz de la infeliz es que la gente feliz vive el presente y su mente se alinea con sus acciones presentes, es decir, la atención que le dan a lo que hacen es plena sin divagar en escenarios de como lo que hacen podría “ser mejor” o sin preocuparse tanto por algo en el futuro que se pierden de vivir el momento.

De esto podemos aprender que:

1. La felicidad es predecible

La presencia mental (combinar tus pensamientos con tus acciones) es un factor confiable de predicción de la felicidad. Así que, uno bien podría predecir que alguien puede estar más feliz en su casa, limpiando un baño sucio que estar en un yate de lujo en el caribe y deseando estar en los Alpes Suizos.

Estar en “piloto automático” es un asesino de tu felicidad.

2. Es posible mejorar tu vida al re-programar tu forma de pensar

La atención es como una combinación de luz para enfocar y una aspiradora. Ilumina lo que sea en lo que se enfoque y luego lo aspira hacia tu mente y a ti mismo.

¿A que le estás dando tu atención? A lo que estás haciendo o a lo que “podrías” estar haciendo.

Sé que no siempre es fácil cambiar de una mentalidad negativa a una positiva, pero hay algunas cosas que podrías hacer para que tu mente comience a estar de acuerdo con tus acciones.

Por ejemplo, tómate unos minutos en la mañana para despertar bien, no solo levantarte de un salto de la cama, refleziona y ora por unos momentos, piensa y agradece por tu vida y lo que tienes, estírate y planea tu día antes de hacer otras cosas.

Por la noche, antes de acostarte, agradece por ese día, a lo mejor las cosas no salieron como esperabas, pero ya terminó, cada día tiene su propio afán, ahora descansa.

¿Que separa a la gente feliz de la infeliz?

Jesús nos enseñó que de nada sirve afanarse por las cosas de la vida si al final Dios cuida de nosotros, debemos aprender a confiar ya que de todos modos, por más que nos preocupemos, no le vamos a añadir ni un segundo más a nuestra vida. Vive el día a día Mateo 6:34 y no olvides que un futuro mejor está por venir.

Una vez decidas cambiar tu forma de pensar, verás que habrán cambios significativos en como verás la vida, la vida puede ser como una rosa, pero si te enfocas solo en las espinas de la vida, te perderás del aroma y belleza.

¿Que piensas sobre esto?¿Vives tu presente y el momento o divagas tu mente pensando en cualquier cosa menos en lo que estás haciendo?

Quiero saber de ti, déjame un comentario.

Adaptado de Mind, Body, Green