Es fácil dejarse atrapar por los pesares de nuestro pasado, nuestros errores y nuestros fracasos. El pasado que cada uno tiene es un factor que podría detenernos al querer avanzar en nuestra vida, ya sea en una relación, posición en el trabajo o emprender un negocio.

He conocido a muchas personas que verdaderamente entienden de que se trata el perdón de Dios, pero aún así, parece que todavía no han encontrado el coraje y la fuerza para perdonarse a ellos mismos.

Hoy quiero traer un poco de luz con respecto a este tema, estoy seguro que muchos están luchando con un apellido que les trae un estigma, errores personales, relaciones que no terminaron bien y fracasos no solo personales sino también en la vida profesional.

Nadie es perfecto. Todos hemos vivido situaciones que nos gustaría que jamás hubieran pasado, por eso debes recordar que:

Se trata de hacia adonde vas no de donde vienes


Algunas cosas sobre ti:

  • No eres tu padre.
  • No eres tu madre.
  • No eres tu familia.
  • No eres tu pasado.
  • Tú no eres tus errores.
  • No eres tus fracasos.

 Respira. No eres nadie más que quien Dios te ha llamado a ser, un hijo o una hija del Rey. Sin importar tu apellido, lo que hiciste la semana pasada, o incluso lo que hiciste el año pasado, el amor de Dios para ti cubre una multitud de pecados y no hay nada que pueda ponerse en el camino de esa verdad.

Tu identidad, no debe ser definida por los errores del pasado porque eso ya quedó atrás: 2 Corintios 5:17Esto significa que cualquiera que pertenece a Cristo se ha convertido en una nueva persona. La vieja vida se ha ido; una nueva vida ha comenzado!

¿Cómo dejar el pasado atrás?

Ora

A veces dejamos lo principal para el final, pero hoy quiero resaltar este punto por encima de otros. Ora sobre cómo te sientes y sobre lo que está por venir. Mira hacia arriba en busca de ayuda para avanzar de tu pasado difícil.

Toma la decisión de dejarlo ir (Perdónalos…. y perdónate)

Aferrarse al pasado es como amarrarse una cuerda al cuello con una piedra enorme y tirarse al agua esperando flotar…. no pasará, las cosas no desaparecen por si solas, no es sino hasta que tomas la decisión de dejar ir el pasado que puedes liberarte de esa piedra que te hunde más y más, no es sino hasta que decides perdonar que las cosas pueden comenzar a cambiar.

Perdona a quien te haya hecho mal, pero aun más, perdónate a ti mismo, ya Dios lo hizo, entonces ¿Porqué te sigues martirizando?

Enfócate en el “aquí y ahora”

Ok, ya decidiste perdonar a otros, perdonarte a ti, y dejar ir el pasado, ahora te toca enfocarte en lo que vives en este momento.

Cuando te enfocas en el aquí y ahora, tienes menos tiempo para pensar en el pasado. Cuando los recuerdos del pasado se metan en tu conciencia (ya que parece que están obligados a hacerlo de vez en cuando), tal vez les hagas caso por un momento, pero inmediatamente diles que tu identidad ahora es nueva y que no tienen nada que hacer contigo.

Sé que esto puede ser difícil, realmente el pasado parece que siempre encuentra una forma de escabullirse y arruinarnos el rato, y lo peor es que a veces somos nosotros los que nos aferramos tanto al pasado que creemos que no podemos dejar que se vaya y se quede en el olvido, pero recuerda que si tu decides creerle a Dios, y a las promesas que nos da en Su palabra, tu vida puede ser diferente. Nada es imposible si dejas que Cristo te de fuerzas para enfrentarte a toda situación. (Filipenses 4:13)

Tu vida y tu futuro no está definido por tus errores o fracasos, y mucho menos por las cosas que tus padres o familiares hayan hecho, tu eres más que eso, eres más que un error, eres más que tu pasado. Mira hacia adelante, ten fe, tomar fuerzas y se valiente. Te aseguro que saldrás adelante.