Conseguir trabajo no siempre es una tarea fácil, mandas aplicaciones, vas a entrevistas, te piden documentos, das una y mil vueltas, te piden tantos años de experiencia, carrera universitaria, y otro montón de cosas que al final ya ni consigues nada. ¿Te suena familiar?

Todo esto puede ser frustrante y llevarte a un estado de desesperación, por eso hoy quiero compartir contigo 4 formas en las puedes de vencer esa desesperación por conseguir trabajo y a lo mejor termines obteniendo el empleo que tanto deseas.

Estoy desesperado, necesito conseguir trabajo

4 Maneras de vencer la desesperación de conseguir trabajo


Sé realista — pero no te conformes

Tal vez en este momento estés escuchando que la gente te diga — Cualquier trabajo es mejor que ningún trabajo — pero créeme,  ese no es el caso.

A veces puede ser tentador aplicar para cualquier trabajo que veas, de todos modos, lo que necesitas es tener ingresos, pero “cualquier trabajo” puede llevarte a tener una posición en la que te sientas miserable, y eso es peor que estar desempleado.

Yo también he estado desesperado por conseguir trabajo, y en alguna ocasión he tomado alguna oportunidad “temporal” o como dice mi papá “para mientras…”, pero pronto me he dado cuenta que eso no es lo que quiero y mucho menos vale la pena perder mi estabilidad mental por un par de dólares.

Antes de aplicar para conseguir trabajo haz una lista como la siguiente:

  1. Trabajo “soñado”: Sueldo, horarios, posición, responsabilidad y posibles beneficios.
  2. Trabajos “ok”: Este no es tu trabajo soñado, pero te sentirías cómodo tomándolo.

Esto puede parecer un poco tonto pero en verdad ayuda saber exactamente lo que quieres y aquello que, aunque no sea lo soñado, pero es suficientemente bueno como para que puedas estar bien tomándolo y también para saber que tan “bajo” caer en el empleo que buscas.

Expande tus horizontes

A la mayoría de nosotros nos encanta lo familiar, lo conocido, especialmente cuando estamos en momentos de crisis, pero la mejor manera de salir del hoyo es cambiar un poco las cosas.

Puedes comenzar con pequeños cambios, por ejemplo, esas páginas para buscar y conseguir trabajo que estás viendo todos los días? Tómate un descanso por unos días y busca nuevas formas de buscar empleo. Dale un descanso a tus ojos y a tu mente también.

Busca maneras de preguntar a tus amigos o conocidos si ellos conocen de alguna oportunidad a la que puedas aplicar, no esperes a que alguien haga el trabajo por ti, si quieres conseguir trabajo, es tu responsabilidad hacerlo. Pero no te quedes buscando solo en el mismo lugar, toca puertas, pregunta, ofrece tus servicios como profesional si es necesario.

Rodéate de personas positivas

Conseguir trabajo hoy en día es todo un reto. Te piden 5 años de experiencia, un título universitario y todo esto antes de que cumplas 25 para aplicar a una plaza como repartidor… entonces, como no cumples esos requisitos, poco a poco te vas dando cuenta que a cada empleo que aplicas te rechazan y eso nos deja siempre con un sabor amargo y nuestro optimismo comienza a decaer.

Yo se muy bien que “mantenerse positivo” es más fácil decirlo que hacerlo, pero cuando andas en modo “nube negra”, esa actitud negativa la vas a reflejar con las personas, quizá hasta con un posible empleador.

Por eso es importante que te rodees de personas que son positivas, que te apoyan y a quienes les importas de verdad. Enfócate en los consejos positivos que te den y también ve el lado bueno de entrevistas pasadas, trata de examinar lo que hiciste bien y lo que pudiste haber hecho diferente.

Usa tu tiempo sabiamente

Estar desempleado puede ser una bendición disfrazada. Si no estás trabajando tienes la invaluable oportunidad de tener tiempo para trabajar en algo más: Tu mismo.

No vas a conseguir trabajo sentado en el sofá todo el día viendo cuanto show se te cruce, eso solo te va a llevar a deprimirte y estresarte.

Aprende a administrar tu tiempo de una mejor manera aun estando desempleado, dedica cierta cantidad de horas a buscar empleo pero también haz otras actividades.

Por ejemplo, podrías buscar cursos gratuitos en línea y podrías aprender algo, tal vez un nuevo idioma, un poco de tecnología o algo que te interese. Involúcrate en tu comunidad, sé voluntario en algún lugar, busca reunirte con personas no solo positivas sino también que tengan intereses en común o que puedan darte ese impulso para que renueves tu fe, quien sabe, a lo mejor en medio de conocer a más personas te encuentres con quien te ayude a conseguir trabajo más fácilmente o a tu mismo empleador.

Claro, no dejes de buscar trabajo, pero no conviertas “el trabajo” en el centro de tu vida porque naciste para más que solo estar sentado 8 horas al día “ganándote” la vida.

Conseguir trabajo no es una tarea fácil, se que ya estás cansado de ir a entrevistas, enviar curriculums, aplicar aquí y allá, hacer de todo y aun así no conseguir nada, pero debes aprender a no rendirte, ten fe y por sobre todo entiende que Dios te puede dar fuerzas para enfrentarte a cualquier situación. Filipenses 4:13

¿Estás buscando empleo? ¿Estás a punto de o ya estás desesperado por no conseguir trabajo? Dime que piensa y si ya tienes trabajo, cuéntame como fue tu experiencia y como lograste vencer esa desesperación.

Nos vemos en facebook y twitter!
Adaptado de Forbes